Pontevedra · Experiencias · Excursiones

Fervenza do Toxa, una ruta de senderismo con final feliz en el Monasterio de Carboeiro

Fervenza da Toxa

Un salto de agua que se precipita con un tremendo bramido desde una altura de 70 metros, un bosque que parece sacado de un cuento de hadas y un antiguo monasterio benedictino, me abrumaron con su belleza en el recorrido por esta ruta de senderismo, conocida como sendero del Deza o ruta de Fervenza do Toxa y que hoy te voy a contar.

Galicia, no nos vamos a engañar, tiene senderos de sobra para caminar entre tupidos bosques junto a la ribera de trepidantes ríos. Pero comenzarlo en la cascada (fervenza) de mayor altura de Galicia y terminarlo en un monasterio del siglo X no ocurre todos los días.

Monasterio de Carboeiro, cripta y torre
Iglesia del Monasterio de Carboeiro

Merece la pena dejarse atrapar por esta ruta en la que se disfruta a partes iguales de naturaleza y cultura. Atravesarás el mitológico Ponte do Demo (Puente del Demonio), podrás darte un chapuzón en una playa fluvial, detenerte en alguna aldea cuando se te abra el apetito, y gozar de un final feliz con la visita al Monasterio de Carboeiro.

¿Te vienes a respirar un poco de aire puro? Te cuento todo el recorrido para que puedas realizarlo cuando te venga bien.

¿Dónde se encuentra la cascada (fervenza) do Toxa?


En la comarca del Deza, provincia de Pontevedra, es donde se localiza esta ruta de senderismo, apta para todos los públicos; y apta también para saciar nuestro espíritu aventurero.


Distancias a la Fervenza do Toxa: Santiago: 38 km – Ourense: 79 Km–   Pontevedra: 94 Km – Sanxenxo 102 Km

Santiago de Compostela o las Rías Baixas son ideales para pasar unos días de descanso en Galicia y también para acercarse hasta esta cascada.

En mi cuenta de Instagram encontrarás fotos y videos, de estos y otros lugares, que espero te sirvan de inspiración viajera 👉 IR A INSTAGRAM


Características de la ruta de la Fervenza do Toxa (PRG-18)

Ruta del Deza
Distancia 👣 Tiempo ⏰Tipo de ruta
6,2 Km (12,4Km ida y vuelta) 2h 20″ idacircular
Dificultad 😀 Altitud max ⛰ Belleza paisaje ⭐️
Moderada 410m5/5

La ruta se puede realizar en cualquier época del año, pero es en primavera cuando se encuentra en su máximo esplendor. Sin embargo fue en el mes de septiembre, en un día fresco de nubes bajas —de esos de sudadera— cuando me alejé por unas horas del asfalto, junto con una buena amiga, para entrar en contacto con el Sendero Natural de Fervenza do Toxa.

Tras cargar la mochila con crema solar, gorra, bikini (en un ramalazo de optimismo), agua, gafas de sol, y dejar atrás la ría de Pontevedra por la AP9, mi amiga y yo nos adentramos en la Comarca del Deza, en el Municipio de Silleda (Pontevedra), que es donde se sitúa la cascada.

Inicio de la ruta, el mirador

Mirador do Toxa
Desde el mirador te quedarás hipnotizado con la cascada

Un aparcamiento amplio y perfectamente señalizado nos permitió dejar el coche a muy pocos pasos del mirador. Nada mas bajarme, y rozar el suelo con el pie, un subidón de adrenalina me dio un revolcón.

Saltamos de dos en dos los peldaños de las escaleras que conducen al mirador. Un ansia un poco neurótica nos apremiaba a asomarnos a la cascada. La visión de un potente torrente de agua precipitándose al vacío sin control y el estruendo ensordecedor que producía al chocar contra las rocas nos dejó boquiabiertas.

Desde aquí iniciamos la ruta; y un angosto camino de unos pocos metros nos llevó hasta la base de la cascada.

De Fervenza do Toxa hasta el puente de hierro

Cascada do Toxa
Fervenza do Toxa, con más de 70 metros de salto

Y ahí estaba, ruidosa, espumeante, sabiéndose importante. Como dijo mi amiga «tanto oír hablar del Salto del Angel (Venezuela) y resulta que aquí tenemos una belleza semejante» (bueno, quizá un poco exagerada).

Al borde de la cascada una poza de agua cristalina nos tentó para que nos diéramos un chapuzón; introdujimos un dedo del pie con cierto resquemor y no tardamos ni un nanosegundo en sacarlo. Si el agua del Atlántico te parece fría, ven y prueba esta, y luego me lo cuentas.

Posar con el imponente salto de agua a nuestras espaldas fue una tarea fácil, lo difícil resultó darle el aprobado a las fotos que nos hicimos.

Cuando dimos por terminado el obligatorio capítulo cascada/foto, tomamos un sendero estrecho que, entre piedras tapizadas de musgo, nos llevó durante un largo tramo en paralelo a las aguas del río Toxa.

Después acompañadas por bosques de castaños, alcornoques y carballos (robles), entre otros tipos de árboles, llegamos a un largo puente de hierro, que atravesamos para pasar a la otra orilla del río.

Puente de Hierro
Puente de Hierro

Parada para una cerveza en el Bar O Refuxio, en Merza

La caminata nos abrió el apetito. Y la mente hizo el resto al visualizar una cerveza helada con su espuma blanca junto a un caliente bocata de calamares. Así que a la menor oportunidad que se presentó, nos acercamos a la primera aldea que vimos( Reboredo), y nos fuimos como una flecha al único bar que encontramos abierto.

El Bar O Refuxio fue una más de las agradables sorpresas de esta ruta. Repusimos fuerzas debajo de una frondosa parra de kiwis, disfrutando de los soñados calamares y de una animada conversación. Al preguntar al camarero por varios pares de zuecos que se exhibían en el bar, nos dijo:

Ah, pero ¿ustedes no saben quién es Elena Ferro? — movimos la cabeza de un lado al otro, poniendo cara de asombro, a lo que él añadió:

— Pues es una artesana muy conocida a la que hace poco le compró unos zuecos la actriz Maribel Verdú. Además tiene el taller a tan solo diez metros de aquí.

Como mujeres (curiosas) que somos, nos falto tiempo para salir corriendo en la dirección que el camarero amablemente nos indicaba con el dedo. ¡Mala suerte, el taller estaba cerrado! No todo puede salir perfecto en la vida; aquí te dejo su pagina web, que es un descubrimiento, por si quieres echarle un vistazo👉Web Eferro.

Continuar a la playa fluvial de A Carixa y Ponte do Demo

Playa fluvial A Carixa

Tras dejar atrás la aldea, y algo perdidas, trotamos al norte y después al sur, luego de nuevo al norte para al final retomar el sendero. ¿pasó algo?, ¿matamos a alguien por habernos equivocado y seguido unas falsas flechas rojas marcadas en los arboles? El único precio a pagar fue desandar lo andado.

De nuevo en la senda, llegamos a la playa fluvial de A Carixa. Y aunque de vez en cuando el sol atravesaba con cálidos rayos las nubes, el día no estaba para bravuconadas; de ponernos el bikini y darnos un chapuzón, nada de nada. Nos limitamos a contemplar las aguas tranquilas del río Deza y el área recreativa, con su chiringuito, paseo y parque infantil, que en días soleados hace las delicias a niños y parejas. Esa tarde, brillaban por su ausencia.

Ponte do Demo
Ponte do Demo

A continuación nos esperaba un tramo en el que hubo que tirar de piernas y que, a su vez, es una de las partes más bonitas del recorrido. Con los gemelos algo cargados y entre suaves aromas de madera y vainilla llegamos al Ponte do Demo (Puente del Demonio).

¿Quieres conocer la LEYENDA de porqué este pequeño puente del siglo X tiene ese escalofriante nombre? Parece ser que la fuerza del río Deza destruía continuamente el viejo puente que comunicaba el monasterio de San Lourenzo de Carboeiro con los pueblos de Silleda y Vila de Cruces. Los monjes del monasterio pactaron con el demonio, que tenia fama de buen constructor, que edificara un nuevo puente. A cambio estos tenían que entregarle las almas que cruzasen el puente el día que el diablo terminara su construcción. El diablo cumplió su palabra pero los monjes lo engañaron y no entregaron alma alguna.

Final feliz en el Monasterio de Carboeiro

Monasterio de Carboeiro
Monasterio de Carboeiro

Después de cruzar el puente continuamos la ruta hasta llegar a una antigua calzada de piedra. Y de repente vislumbramos a lo lejos dos torres, como si fueran los teloneros que anunciaran a la estrella principal. Apretamos el paso y ahí estaba el Monasterio de San Lourenzo de Carboeiro.

Al contemplarlo más de cerca me di un atracón de felicidad.

Este monasterio benedictino se comenzó a construir en los primeros años del siglo X. Fue fundado por los Condes de Deza sobre la base de una ermita anterior. Los siglos XII y XIII corresponden a los de su máximo esplendor, siendo en aquella época una abadía importante con grandes propiedades, poder e influencia. El declive total sucede en el siglo XIX, cuando las tropas francesas destruyen varias de sus edificaciones.

Hasta hace unos años estuvo abandonado, con las techumbres caídas y con su estructura invadida por la vegetación. Pero un arduo trabajo de restauración iniciado a finales del siglo XX ha dado sus frutos y hoy está prácticamente restaurado.

Visitamos su nave central y su cripta, y subimos a ambas torres, desde las que nos asomamos a una naturaleza exuberante. 

Se trata de uno de los edificios tardorrománicos (transita hacia el gótico) más importantes de Galicia y de toda España.

Un Monasterio de película

Este monasterio ha sido escenario de numerosas películas, entre ellas, Flor de Santidad dirigida por Adolfo Marisllach, y no solo eso, hasta aquí llegó el mismo Charlton Heston quien rodó en el año 1999 una mini serie sobre el Camino de Santiago.

En su interior se grabó en 2015 un polémico vídeoclip de Enrique Iglesias subvencionado por la Xunta para dar a conocer Galicia al mundo y que no fue del agrado de la Iglesia por no haber sido informada con antelación.

Precios y horarios de la visita al Monasterio de Carboeiro

Precio visitaprecio + visita guiada (45 min)Horarios
1,50 €3,50 €consultar 👉 Web

Ruta de regreso: del Monasterio al punto de inicio de la ruta

Las alternativas para regresar al aparcamiento donde habíamos dejado el coche, al inicio de la ruta, son:

  • Hacer la ruta circular: Desde el Monasterio de Carboeiro coger el sendero que sale por detrás. Durante el camino tendrás que pasar por una central eléctrica y por varias aldeas hasta llegar a un camino asfaltado. Esta es la parte menos interesante. Al final aparecerás de nuevo en el aparcamiento.
  • Volver por el mismo camino por el que hemos venido.
  • A nosotras se nos hizo tarde y llamamos a un taxi que nos facilitaron en el propio Monasterio y que nos llevó al aparcamiento del mirador, donde habíamos comenzado la ruta.

Cuando te decidas a hacer esta ruta prepárate para recibir una explosión de agua en forma de cascada, para sorprender a tus ojos con vibrantes tonos de verde, para cruzar varios puentes con el placido murmullo del río, para bañarte en una playa fluvial (si aciertas con el día) y para tener un final feliz con la visita a un monasterio del siglo X.

“Para bien estar, mucho se ha de andar.”

Anonimo

Autor del post:

María Rubio

En 2020 me he liado la manta a la cabeza y he creado este proyecto " Un Salto a Galicia" donde me propongo inspirarte en tus viajes por Galicia.

Los mejores tours gratuitos para hacer por Galicia

Free tour por Santiago de Compostela
Free tour por La Coruña
Free tour por Vigo
Free tour por Pontevedra
Free tour por Lugo
Free tour por Cambados

¿Quieres seguir el día a día de todos mis viajes?

Si te ha gustado el post puedes suscribirte a la Newsletter

10 comentarios en «Fervenza do Toxa, una ruta de senderismo con final feliz en el Monasterio de Carboeiro»

  1. Una semana màs, muchas gracias por tu precioso paseo por Galicia! Siempre nos muestras lugares tan maravillos que ya estoy deseando ponerme las zapatillas y empezar a andar para ir a conocerlos!!!

    Responder
    • Esta ruta merece 100% la pena y además terminar en el Monasterio es el broche final.
      Marta gracias a ti por tu entusiasmo con el Blog, me produce mucha satisfacción saber que os parecen interesantes mis propuestas.🥰

      Responder
  2. Hola!! Estoy pensando en hacer esta ruta, porque la pintas preciosa, podrías decirme si hay que desviarse mucho del camino que va de la cascada al monasterio para parar a comer en o refuxio?

    Responder
    • Hola Marta, no se decirte exactamente los metros que nos desviamos, pero no creo que llegara ni a 500 metros, porque enseguida encontramos el Área recreativa da Carixa.
      Te animo a que hagas la ruta, es de las pocas que yo conozco que tengan un principio (la cascada) y un final (un monasterio) tan espectacular.
      Ya me contarás.
      Abrazos
      María

      Responder
    • Hola Irene, la playa fluvial de Tapia está en Ames, a 15 Km de Santiago, creo que es muy bonita, así que me has recordado ir a conocerla.
      A la que yo fui y que está en la ruta de la Fervenza do Toxa es A Carixa.
      Si te gustan las playas fluviales te la recomiendo.
      Abrazos
      María

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.